lunes, 5 de abril de 2010

Abrí mis ojos por primera vez;

¡que hermoso fue ver el sol

y aquella gama de colores!

que despertó en mí un sentir diferente.


Como hermoso fue,

descubrir en el canto de las aves

aquellos sonidos sutiles;

como sublime fue descubrir

el mundo que nadie ve.


Loco me llamaron en las calles

y en mi familia también,

porque ame a alguien diferente,

eso porque decidí amarte mi bella dama.


Quiero verte,

antes de cerrar mis ojos eternamente

para dormir en tus brazos;

mi bella amada, mi dulce arte.

Leonardo Alvarado Z.