miércoles, 24 de marzo de 2010

Dulce tristeza

Mi alma llora por dentro

Sin motivo alguno.


Los sueños que tuve

Se esfumaron de mis manos,

Y el ser que tanto quise

Se ha marchado de mi lado.


Dios, ¿Por qué la muerte existe?,

Tan silenciosa y apasionante,

obligándonos a amarla,

No importa si somos niños, jóvenes o viejos,

Nos exige tributo, nos exiges tributo.


Mientras llora todo el mundo,

Tú quitas mi sonrisa,

llevándote al ser que tanto quise.


¿Por qué la muerte existe?

La vida es ingrata;

La sonrisa siempre huye

Cuando el llanto nos mata.

Leonardo Alvarado Z.