sábado, 23 de enero de 2010

Si la sangre contara como único registro de de nuestra nacionalidad, todos fuéramos emigrantes en nuestra tierra.

1 comentario:

  1. Efectivamente, todos, pues todos llevamos alguna gota de sangre extranjera.

    Intensa reflexión.

    Saludos
    Narci

    ResponderEliminar