jueves, 17 de diciembre de 2009

Mi bella América

América, de cabellos largo,
De ojos claros y verdes,
De vientre maternal agua marina,
con rocíos celestiales que inspiran al cantar.


Arrullas en tus brazos a hijos tuyos y a extraños,
Con tus senos andinos, blancos y firmes amamantas con ternura,
Manos de artistas te tocan con dulzura,
Para en boca de todos danzar con frescura.


No eres prostituta; nadie vende tus sueños libertarios,
Porque quien toca tu cuerpo Y duerme entre tu vientre,
Amanece libre, amanece amado.


Grandes idealistas, poetas y artistas,
Te sedujeron con galanterías,
Por eso cuentas con gran afecto las bellezas que hicieron.


Por eso América, sigues viva y tan galante,
Con tantos años por delante,
Tantos versos por regalarte y tantos hijos para amarte.

Leonardo Alvarado Z.

Marita

Vagabunda siempre fuiste,
De tierras lejanas, ajenas a mis ideales,
y lagunas lujuriosas
Con cielos profundos donde se pierde mi alma.


Tienes aves que posan en tus nidos,
Vacios y confusos pensamientos de la ternura del mundo;
No habido alma que te ate a puerto fijo
Ni versos que te calmen en altamar.


Con esa alma poeta sueñas,
Un día en puerto anclar,
Que te espere con un verso en sus labios
Y una pluma para bailar.


Un vino añejo y un cuento para dormir,
Para despertar con el alba,
Y un roció en la ventana que te canta,
Alma poeta tienes, alma poeta eres,
Alma poeta sueñas, un día en puerto anclar.
Leonardo Alvarado Z.