lunes, 5 de octubre de 2009

Amor improvisado

Se posa el ruiseñor cerca
de la hermosa flor,
para contar cuentos
de ninfas y estrellas.

Cantando la melodía del amor,
la invita a navegar
en el mar de la ilusión,
extraviados en la tormenta
de la pasión.

Que entre nubes blancas,
cual dondiego de la noche
abre sutilmente sus pétalos,
para depositar el amor improvisado
en su pistilo venerado.

Amor improvisado,
que toma forma en su interior;
que al ser anunciado
alza el vuelo el ruiseñor,
dejando el eco de un adiós
y la improvisación de un amor.
Leonardo Alvarado Z.

1 comentario:

  1. Para contar cuentos de ninfas y estrellas!
    la inocencia robada, cantando melodías, navengando!!
    que lindo, cuanta inocencia!!

    ResponderEliminar